Educación Alimentaria desde la barriga, por Iria Quintáns

Es dietista-nutricionista especializada en embarazo, lactancia y alimentación en la infancia. Y además, le apasiona su trabajo.

He tenido la oportunidad de coincidir con Iria Quintáns en Barcelona. Y me ha cedido parte de su tiempo para hablarme de la alimentación durante el embarazo y la lactancia.

Y quiero compartir con vosotros todos sus conocientos. Así pues, ¡empezamos!

Iria, si estamos pensando en ser padres. ¿Debemos empezar a cuidar nuestra alimentación antes de la concepción? ¿Por qué es importante empezar antes del embarazo?

Sí. Hay factores antes de que se produzca el embarazo (peso preconcepcional, déficit de algunos nutrientes, exposición a algunos tóxicos) que aumentan el riesgo de complicaciones en el embarazo y durante el parto, de enfermedades crónicas pediátricas o incluso algunas mutaciones genéticas.

Por ejemplo, el déficit de determinados nutrientes tiene relación con el neurodesarrollo del bebé. El déficit de folato, se asocia con defectos del tubo neural. También la Colina es importante en su desarrollo o el Zinc, para la formación de neuronas.

Por otro lado, la obesidad materna, se asocia con resultados adversos tanto para las madres como para los bebés 〈diabetes gestacional, preeclampsia, hipertensión, depresión, parto instrumentalizado y mediante cesárea, infecciones, mayor riesgo de parto prematuro, bebé grande para la edad gestacional, anomalías congénitas y muerte perinatal〉. Además, de la inflamación que acompaña la obesidad y que puede influir en el neurodesarrollo.

Nuestro estado nutricional, dependiendo de dónde partamos, no cambiará de un día para otro. Necesita recomendaciones personalizadas, además de asegurar una adherencia al nuevo estilo de vida. Y esto no va solo para la madre sino para su pareja también, como veremos más adelante.

Y durante el embarazo, ¿qué debe comer la madre para garantizar la salud del bebé? ¿Se puede empezar a educar desde la barriga?

En primer lugar, digamos qué no debe comer. Porque de esta forma tendremos menos probabilidades de desplazar el consumo de alimentos saludables. Los alimentos que sufren un procesado que no nos va aportar ningún beneficio para nuestra salud, sino más bien, problemas, deberíamos evitarlos. Digo evitar aunque suene muy “extremista” por la relación que tiene con las enfermedades crónicas de gran prevalencia como la obesidad. Y porque el término “no habitual” creo que da lugar a muchas interpretaciones.

Por otro lado, la madre no debe comer por dos, pero sí pensando en dos. Y en dos es en dos. También en ella y en su futuro y no solo en el de su bebé. Insisto en esto porque no son pocas las veces que una madre embarazada me comenta que su motivación para cambiar su alimentación es que su hijo esté sano. Por mucho que esté en su barriga, esta motivación no es intrínseca, sino que se hace por un (maravilloso) factor externo.

∼ Pero ¿y después qué?  ¡Tenemos que cuidarnos! Por nosotras mismas y así, seremos capaces y conscientes del cuidado que merece nuestro hijo.

Esta etapa es fantástica, digamos que única, pues existe una “ventana de oportunidad” que dura unos 1000 días desde el embarazo, y que programa no solo nuestra salud sino también la de nuestro hijo.
Se debe valorar el estado nutricional de la madre. Su peso antes de quedarse embarazada, su estilo de vida, sus antecedentes familiares y personales, etc.

Es decir, confeccionar su historia clínica y dietética. Y a partir de ahí dar recomendaciones específicas que aseguren una buena adherencia y adaptar las pautas a los cambios que se van produciendo durante el embarazo, síntomas incluidos.

Además siempre hemos de dar consejos sobre seguridad alimentaria durante el embarazo.

Sobre la educación desde la barriga, te diré que sí. Los sabores de los alimentos se transmiten desde la alimentación de la madre al líquido amniótico y posteriormente, ¡también a la leche materna! Aquí tenemos otra gran oportunidad, la de educar su sentido del gusto.

Cuando llega el momento de la lactancia. ¿Cómo debe alimentarse la madre para que el niñ@ no se quede con hambre?

Para que el niño no se quede con hambre, no es la alimentación de la madre la determinante, lo importante es que la madre tenga apoyo en su lactancia materna por parte de los profesionales sanitarios y de su entorno, que se refuerce su autoconfianza, se evalúe que el agarre del bebé al pecho y se aporten soluciones adecuadas a los problemas que puedan surgir. Esto es a grandes rasgos, lo que hará que el niño que recibe lactancia materna, se alimente y se desarrolle correctamente.

¿Qué hago si mi @hij@ no quiere comer? ¿La solución son los biberones?

Si estamos hablando de un niño que ya ha comenzado la alimentación complementaria, primero hemos de averiguar si realmente no come. Muchas veces menospreciamos la leche materna, e incluso en etapas donde el niño mama más, pero come menos de otros alimentos decimos eso de “¡es que mi hijo no come!”.

Por tanto, primero ver si come o no, qué y cuánto. Si ha habido algún cambio en el entorno que coincida con este cambio, cómo es su estado general, o si tiene lugar alguna crisis de crecimiento.

∗ Por ejemplo, alrededor del año de vida, pueden tener una crisis en la que demandan más leche materna y toman menos alimentos diferentes a ésta. Se produce porque en ese momento el crecimiento del bebé es mucho más lento de lo que venía aconteciendo ese primer año. Y se autorregula. Y con la leche de mamá, tiene más que suficiente. Aunque debemos seguir ofreciendo otros alimentos saludables también.

Puede ser cuestión de meses y cada día no es igual. Por lo que tampoco en esta etapa debemos caer en darle cualquier cosa (galleta, zumo, cereales en el biberón…). Para que al menos “coma algo” y quedarnos nosotros más tranquilos. Es mejor que solo tome nuestra leche y un poquito de otros alimentos a que tome menos leche y muchos alimentos procesados. Estaremos aumentando su preferencia por esos productos de una calidad nutricional pésima, de una palatabilidad que “engancha” y con unas consecuencias para su salud que dejarán huella.

≈ Si realmente no come y estamos preocupados, no dudemos en acudir al Pediatra. ≈

¿Cómo consigo que mi hij@ “coma de todo”?

Lo importante no es que coma de todo. Lo fundamental es que respetemos las señales de hambre y de saciedad de nuestro hijo. Que fomentemos una relación saludable con la comida y criemos desde el respeto. Y eso pasa, indudablemente, por lo que nosotros hagamos. Las comidas no deben de ser campos de batalla, no deben generarnos angustia ni miedo, ni conflictos con los demás.

Los niños nos observan siempre. Sus padres son su principal referente. Comamos con ellos, pongamos a su disposición una variedad de alimentos saludables, sobretodo de origen vegetal. Dejemos que jueguen, experimenten, prueben o rechacen algunos alimentos. Permitamos también que nos ayuden en la adquisición (recogerlo en el huerto o comprarlo en el mercado), preparación y presentación de los alimentos.

• Vivamos la vida con calma y si algo nos preocupa, busquemos la información en lugares y profesionales adecuados 

 

Mil gracias Iria por participar en mi proyecto. Y dar claridad a temas tan controvertidos como la alimentación durante el pre-embarazo, el embarazo y la lactancia. Dejamos aquí la entrevista. Pero esperamos volver a verte por aquí pronto ;).

Puedes seguir sus pasos suscribiéndote en su página web, a través de su perfil de Instagram NutriEnFamilia, mediante su página de Facebook o su cuenta de Twitter.

Esta mujer siempre os sorprenderá con cosas maravillosas.

Dietista-Nutricionista especializada en Diabetes, Embarazo, Lactancia, Alimentación Complementaria y Nutrición Infantil. Podeis contactar conmigo a través de: sheilaameladn@gmail.com 617 173 112 Facebook: Sheila Amela Nutricionista

1 comentario

  1. Nutricionista
    01/12/2017

    Felicidades por este post-entrevista Sheila! Que gran profesional has podido conocer como Iria Quintans. Una envidia poderla conocer. Gran trabajo! Esperando la siguiente 🙂

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Sheila Amela Nutricionista