Aplicando Educación Nutricional con Júlia Farré

Hoy contamos con la colaboración de una Dietista-Nutricionista que utiliza la educación nutricional en su día a día. Con ella ayuda a mejorar los hábitos alimentarios y en consecuencia, la salud de las personas.

¡Bienvenida a esta sección Júlia! Vamos a aprovechar tus conocimientos y tu experiencia profesional para profundizar en el complejo tema de la educación nutricional.

¿Cuál es la pregunta que más te hacen en consulta? ¿Qué les preocupa más tus pacientes?

Las preguntas que me hacen los pacientes van muy enfocadas a lo que han escuchado o leído sobre nutrición. La mayoría vienen con ideas preconcebidas sobre lo que es comer bien o comer mal. Aquí es donde aprovecho para diferenciar mitos de realidades sobre alimentación y salud en general. Por ejemplo algunas de las más comunes son: ¿Tengo que evitar los hidratos de carbono? ¿Puedo beber 1 copa de vino tinto al día? ¿Me recomiendas ir al gimnasio en ayunas o desayunar antes de entrenar?

¿Qué es la Educación Nutricional?

Bajo mi punto de vista la educación nutricional es el fin último de toda actuación que realice un dietista – nutricionista, sea cual sea su ámbito de trabajo. Al final, con el tiempo, lo único que quedará de tu trabajo es aquello que las personas hayan aprendido y por lo tanto incorporado en su día a día. Por lo tanto, la educación nutricional es conseguir cambiar los hábitos alimentarios de las personas.

¿Cómo puede ayudar esta educación nutricional y en qué momento la utilizas?

La educación nutricional es un arma muy poderosa que utilizo en todo momento cuando trabajo en consulta. No doy recomendaciones de ningún tipo sin explicar el porqué de esa recomendación. Cuando un paciente entiende el porqué de tus consejos es mucho más probable que te haga caso y lo lleve a cabo. Si te limitas a repartir dietas sin explicar la importancia de lo que estás recomendado será más difícil que la persona las siga aunque estén muy bien elaboradas.

¿Cómo consigues que tenga éxito?

El éxito o no de un asesoramiento nutricional depende de muchos factores. El más importante es conectar con el paciente, tener empatía para comprender su situación y saber ofrecerle ayuda y soluciones para que pueda superar sus obstáculos y no se encuentre con otra dieta fallida. Aun así, no es fácil ya que cada persona tiene sus propios impedimentos que tiene que vencer y eso no depende únicamente de su dietista – nutricionista. El paciente tiene que estar dispuesto a hacer-se responsable de su propio cambio y tomar las riendas de la situación.

¿Se puede aplicar a todos pacientes?

Sí, por supuesto. La educación nutricional se puede aplicar a padres, niños, adolescentes, deportistas, adultos, personas mayores e incluso a personas con una discapacidad intelectual. Lo que no se puede hacer es aplicarlo de la misma manera para todos. Tenemos que tener recursos adaptados para cada situación.

¿Ves diferencia en los pacientes a los cuales les has transmitido esta educación nutricional? ¿Es necesaria realmente?

Puedes observar realmente la eficacia de la educación dada al cabo del tiempo. Por ejemplo, cuando te vienen pacientes recomendados por otros al cabo de años de su tratamiento o ellos mismos vuelven a tu consulta por otros motivos. En estas situaciones es cuando te das cuenta de que realmente se han inculcado unos hábitos y unos conocimientos que perduran con el tiempo. Es realmente muy gratificante como profesional de la salud poder explicarte estas vivencias.

Y por último Júlia, ¿Nos dirías 4 pautas que das cuando realizas Educación Nutricional?

No doy siempre las mismas pautas a todas las personas. Pero si tuviera que resumir 4 puntos importantes a la hora de realizar educación nutricional en la consulta podría decir:

  1. Tener siempre a mano papel y boli para acompañar las explicaciones que das de gráficos, dibujos, etc. que hagan que la explicación sea más fácil.
  2. Dar ejemplos de menús y recetas donde se vea cómo aplicar a la práctica la teoría.
  3. Fomentar rutinas tanto en alimentación como en descanso y ejercicio físico.
  4. Reservar siempre tiempo después de la entrevista nutricional para hablar con la persona sin un guión, resolver dudas e inquietudes y hablar sobre las cosas que le inquietan o preocupan.


Muchísimas gracias Júlia por dedicarnos tu tiempo y hablarnos de la tan necesaria educación nutricional. Esperamos verte alguna vez más por esta sección.

No dejéis de visitar su página web y su Centro Júlia Farré, donde trabajan excelentes profesionales junto a Júlia Farré.

Dietista-Nutricionista especializada en Diabetes, Embarazo, Lactancia, Alimentación Complementaria y Nutrición Infantil. Podeis contactar conmigo a través de: sheilaameladn@gmail.com 617 173 112 Facebook: Sheila Amela Nutricionista

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Sheila Amela Nutricionista