Aplicando Educación Nutricional con Júlia Farré

Hoy contamos con la colaboración de una Dietista-Nutricionista que utiliza la educación nutricional en su día a día. Con ella ayuda a mejorar los hábitos alimentarios y en consecuencia, la salud de las personas.

¡Bienvenida a esta sección Júlia! Vamos a aprovechar tus conocimientos y tu experiencia profesional para profundizar en el complejo tema de la educación nutricional.

Alimentación Saludable de por vida con Gabriela Uriarte

No podía faltar en esta sección una pequeña entrevista con una de las dietistas-nutricionistas “influencer” el momento.

Y cuánto debemos agradecerte por tu labor en las redes sociales luchando cada día para acercar la alimentación saludable a todos tus seguidores. ¡Muchas gracias por aceptar la invitación Gabriela!

Aprovechando que estás por aquí, vamos a preguntarte por el secreto para llevar de por vida una alimentación saludable. 😉

¿Implica esfuerzo y tiempo llevar una alimentación saludable?

«Esfuerzo es, pero muchísimo menos de lo que la gente piensa (o el marketing nos ha hecho creer). ¿Cuanto tiempo se tarda en hacer una ensalada o coger una pieza del frutero?»

¿Cómo mantenemos una buena alimentación siempre?

«Yo creo que lo primero es ser realistas. La vida no es predecible y habrá momentos que no podamos hacer elecciones perfectas pero siempre es importante planificar y visualizar para que estas ocasiones sean las menos.

Un habito fundamental es acostumbrarse a cocinar 2-3 bases de verdura el fin de semana para el resto de la semana y sobretodo NO tener en casa alimentos ultraprocesados y tentaciones.»

¿Y si no tengo tiempo de cocinar o no me gusta?

«Se tiene siempre tiempo para lo que priorizamos, si no priorizamos nuestra salud habría que valorar porque no lo hacemos… Hay siempre alternativas sencillas y rápidas. Los estuches de cocina al vapor por ejemplo son una herramienta fundamental.»

¿Mercado o Supermercado? ¿Qué debo tener en cuenta cuando voy a comprar?

En general prefiero el mercado porque compramos de cercanía, pequeño productor… Comprar comida real y procesados de calidad eso lo sabremos mirando los ingredientes.

¿Qué pasa si el fin de semana salgo a cenar con los amigos? ¿Rompo con la rutina de mi alimentación saludable? ¿He de volver a empezar de nuevo el lunes?

«No pasa nada. Se pueden hacer buenas elecciones fuera de casa. Si no podemos o no nos apetece no hay que castigarse debemos seguir con nuestra rutina saludable.»

Y por último, danos 3 claves para conseguir una alimentación saludable constante en nuestras vidas.

  • No tener en casa alimentos insanos
  • Basar tu alimentación en comida real vegetal
  • No beber alcohol

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

De nuevo, mil gracias por tus consejos y conocimientos que has compartido en la sección. Estaremos atentos a las novedades de tu página web , tu cuenta en Instagram con las fantásticas ideas que nos das siempre para preparar desayunos, comidas y cenas. Sin olvidar tampoco tu perfil de Twitter .

Lidia Folgar nos habla de Productos Infantiles

¡Padres en apuros!

Hoy le damos la bienvenida a una excelente dietista-nutricionista, Lidia Folgar. Autora del libro “Aprender a comer solo”. Especialista en nutrición clínica y pediátrica. No se cansa de promocionar la salud y la alimentación saludable mediantes redes sociales. Pero sobretodo se centrada en la educación alimentaria en la etapa infantil. Así pues, aprovechando que estás por aquí Lidia, vamos a hacerte algunas preguntas sobre el etiquetado nutricional en productos infantiles.

Los mejores potitos

Encontramos en el mercado infinidad de alimentos infantiles preparados, los llamados potitos. Éstos son una solución rápida y cómoda, pero ¿cuál elegir? ¿cuál es mejor? ¿son todos iguales?

Elegir el potito adecuado

La oferta es muy variada y elegir el adecuado puede llegar a ser complicado. Por ello, os vamos a detallar algunas recomendaciones que tenéis que tener en cuenta a la hora de elegir uno u otro.

Para hacer una buena elección de la papilla infantil, debéis fijaros en el calendario de introducción alimentaria. Una vez tengáis claro esto (vuestro pediatra y vuestra dietista-nutricionista os informaran de ello), podéis pasar a leer el etiquetado.

La etiqueta

Es importante realizar una lectura detallada de las etiquetas nutricionales y no fiarnos simplemente del nombre, puesto que de una marca a otra la composición puede variar incluso teniendo el mismo nombre. Además de los ingredientes, debéis fijaros en estos puntos:

  • a partir de qué edad se recomendada
  • los posibles alérgenos 
  • si existe alguna etiqueta especial en el tarrito.

A partir de que edad recomendada

Posibles alérgenos

Etiqueta especial

Los ingredientes de los potitos

En los ingredientes no se deben incluir aceites vegetales de baja calidad, como el aceite de palma. Tampoco sal ni azúcares Sin títulos añadidos, y mucho menos añadirlos vosotros por cuenta propia. Aseguraros que los alimentos que indica que lleva el potito, realmente sea así. Por ejemplo, si se anuncia que el potito es de “plátano y uva”, estos deben ser los alimentos que más contenga en su interior. Los ingredientes siempre están ordenados de mayor a menor cantidad, siendo el primer alimento del que más hay en el potito.

Se indica también en el etiquetado a partir de qué edad se puede ofrecer al niño el preparado infantil. Para ello, hay que tener claro el calendario de introducción alimentaria. Y debéis estar atentos a los alérgenos que indican en el tarrito infantil, puesto que los fabricantes están obligados a decirlo si pueden incluirse en su listado de alimentos. Y fijaros si existe alguna etiqueta especial, como bajo en sal y grasa, sin aditivos, con aceite de oliva…

Todo esto es lo que debéis tener en cuenta para realizar una buena elección de qué potito ofrecer a vuestros hijos/as. Aunque siempre podéis optar por ofrecerle una papilla casera y olvídate de leer etiquetas.

Etiquetas en la compra

Todo empezó hace unos días, cuando un profesor del post-grado que estoy realizando, nos habló del etiquetado nutricional. Pues explicaba qué a mayor complejidad del etiquetado, menor calidad nutricional presentaba el producto.

¿Cómo se interpreta esto? ¿Os habéis parado alguna vez a leer alguna etiqueta? ¿Cuántos alimentos de los que lleváis en el carrito de la compra llevan etiqueta?

Si prestáis atención a la compra que realizáis a diario, de forma semanal o mensual, os sorprenderá la cantidad de productos que llevan algún tipo de etiquetado. Los alimentos envasados que consumimos deben llevar, obligatoriamente, desglosados los ingredientes que lo componen, siempre y cuando, dicho alimento esté compuesto por más de un ingrediente. El etiquetado os indica los ingredientes por orden descendente de cantidad. Es decir, que el primer ingrediente es del que más hay en el producto, y del último ingrediente, es del que menor cantidad habrá. Por ello, prestad atención al orden de los ingredientes, pues puede que estéis consumiendo algo que pensabais que era otra cosa…

¿O acaso pensáis que el queso rallado envasado es solo queso? ¿O que la carne picada procesada solo lleva carne?

Puede que al leer el etiquetado de muchos productos os sorprenda su composición. Por otro lado, también encontraréis en el mercado productos sin etiquetar.

Información nutricional de una etiqueta de un producto de un supermercado.
¿Cuáles son estos productos que no llevan etiquetada?

Estos son los alimentos que al contener un único ingrediente en su composición, no es necesario que lleven una etiqueta que lo corrobore. Encontraréis estos alimentos sin etiquetar en los productos frescos, como frutas y verduras, en productos a granel como frutos secos o legumbres y en productos envasados que solo lleven un ingrediente. Os pongo un ejemplo para que lo veáis más claro. En un supermercado podéis comprar unas alcachofas frescas, que no llevaran etiqueta; unas en conserva, que pueden llevar sal y algún aditivo más; o unas precocinadas y congeladas, que llevaran algún tipo de grasa vegetal además de otras cosas. Cómo podéis imaginar no todas las alcachofas tendrán el mismo valor nutricional.

¿Adivináis cuál es más saludable? ¿Con cuál os quedáis? Haced esta reflexión cuando estéis llenando el carrito de la compra.

Puede que las etiquetas nos proporcionen mayor información sobre los productos que consumimos, pero no os dejéis engañar por la apariencia. Cuando un producto presenta un etiquetado es porque lleva “algo más” de lo que vemos a simple vista, y ese “algo más” es un peligroso factor que perjudica nuestra salud. Sobre todo aquellas etiquetas que indican:

  • “Bajo en…”

  • “Enriquecido en…”

  • “0% en…”

Por ello, os aconsejo elegir siempre productos frescos, no procesados ni envasados y cuando menos etiquetas lleve, mejor.

Consejos en dietas a los niños

La publicidad de dietas para bajar peso nos envuelve.

En televisión o internet siempre salen dietas nuevas. Y la más nueva siempre parece ser mejor que la anterior. Hay tantas como imaginación le quieras poner. Sin embargo, muchos profesionales nos dicen que no debemos fiaros de ellas. Pues, a parte del gran impacto negativo que tienen sobre la salud a medio y largo plazo, modifican, sin darnos cuenta, la forma de alimentarnos, de pensar, de educar a nuestros hijos/as… Hoy nos centraremos sobretodo en este último punto.

¿Cómo incluye el qué hagamos una dieta o el que impongamos una dieta en nuestros hijos/as?

En primer lugar, nunca se debería “poner a dieta” a un niño/a sin la supervisión de un profesional cualificado. No impongáis a vuestros hijos una pauta dietética sin haberla revisado un/a dietista-nutricionista antes, pues pueden aparecer deficiencias nutricionales entre otras patologías. Además de provocar problemas en el crecimiento y en el desarrollo cognitivo, aversiones alimentarias, intolerancias, ansiedad…

La primera acción que deben hacer los padres o cuidadores principales de los menores es distinguir los factores asociados a un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA). Y con ello me refiero a empezar a diferenciar aquellos indicios que pueden llevar a tu hijo/a a presentar un sobrepeso o una obesidad. La cual le acarreará problemas en su salud a medio y largo plazo.

Atentos a estas 2 señales que os muestro a continuación para saber cuándo debéis llevar a un/a hijo/a delante de un/a dietista-nutricionista.

Observar la alimentación del menor. ¿Qué desayuna? ¿Es variada la alimentación? ¿Toma frutas y verduras a diario? ¿Toma cereales, galletas, zumos…? ¿Come legumbres?

Se ha de ser consciente de la alimentación del niño/a, y en caso de no saber si es adecuada o no, consultar con un profesional cualificado.
Observar el nivel de actividad física diaria. Los niños/as deben ser activos en su día a día. Caminar, correr, saltar, jugar, practicar algún deporte… Todo vale para moverse y evitar el sedentarismo.
Además de comprobar estas dos cosas y acudir al dietista-nutricionista si fuese necesario, deberíamos plantearnos cuál es nuestra actitud ante la alimentación de nuestros hijos/as.

Por ejemplo, cuando el niño está cogiendo peso muy rápido, ¿qué hacemos? ¿lo ponemos a dieta fiándonos de la publicidad, de los consejos de la vecina o de nuestro propio criterio?

¡Cuidado! Puede que estemos influyendo sobre nuestros hijos/as de manera negativa en cuanto a alimentación se refiere. Si a un niño/a “lo tenemos a dieta” puede que desarrolle aversiones alimentarias, ansiedad por los alimentos e incluso un TCA más adelante.

Mi consejo es no dar ningún tipo de dieta ni pauta dietética a niños/as sin la supervisión de un dietista-nutricionista. Pues probablemente les hagamos más mal que bien.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies